sábado, 7 de noviembre de 2009

Sí se puede, una organización preñada de ilusiones.


No llovió el sábado, hizo un día luminoso y sereno, a pesar de que las asambleas de Alternativa Sí se puede están indefectiblemente ligadas a la lluvia que limpia el ambiente y alimenta a los seres vivos.
En el ambiente se notaba el éxito y el clamor popular que se había vivido la tarde anterior en Tacoronte donde casi tres mil vecinos y vecinas pidieron la paralización del PGO del municipio, que se respetara su derecho a mantener sus casas y tierras de cultivo. Se que soy tremendamente subjetivo, pero siento que ese ambiente de efervescencia ciudadana facilitó el desarrollo de una asamblea preñada de propuestas, de trabajo e ilusión. Parafraseando la célebre canción de Pablo Milanés no es una organización perfecta pero si alguna cosa me hace sentir esta es porque la hacen mujeres y hombres, en este sentido Sí se puede ha logrado aglutinar a personas que vienen de diversas tradiciones políticas dentro de la izquierda canaria que sin embargo se complementan y colaboran para crecer en una organización con muchas caras distintas pero con unos objetivos políticos de justicia social y libertad comunes.
Me resulta significativo que en la semana siguiente a la asamblea hayan salido portavoces furibundos de CC y de PSOE en prensa y radio atacando a Sí se puede, creo que es una señal clara del miedo que se está instalando en un sector de las organizaciones que han conformado el trío de poder político en Canarias durante las últimas décadas. Tienen miedo de una organización que trabaja para el pueblo y que empieza a crecer cada vez en más municipios con un trabajo desde abajo, capaz de aglutinar cada vez a un mayor número de personas, que no tiene miedo a gobernar y que también sabe hacer una oposición dura.
En esta asamblea se ha marcado gran parte de la estrategia de trabajo municipal e insular de aquí a 2011, un año en el que espero que sepamos demostrar lo acertado de nuestro trabajo. Es un camino es difícil de recorrer para una organización compuesta mayoritariamente por gente que no cobra por su militancia y que debe sacar el poco tiempo disponible para colaborar con este proyecto, por suerte en buena compañía esto se hace mejor. El mejor ejemplo de ese trabajo se demostrará en la intensa campaña de difusión de nuestra organización a cada vez más municipios donde nos encontramos con personas con ganas de trasformar su entorno, conscientes de que con un poco de esfuerzo se puede acabar con ese primer escalón, esa basa del poder político que domina los últimos treinta años Canarias, el de los caciques locales.
Resulta significativo que en las pasadas elecciones al menos en dos municipios donde no se presentaba candidatura local, Sí se puede obtuvo tal cantidad de votos al Cabildo que nos hubiese permitido entrar en esos Ayuntamientos. Ahora, se trabaja intensamente para presentar candidatura en casi la mitad de los ayuntamientos de la Isla en un pueblo que Unamuno hace 85 años, durante su breve destierro en Fuerteventura, definió como una sociedad despolitizada y miedosa ante la participación social, algo que en parte sigue siendo una realidad difícil con la que debemos acabar.
Alternativa Sí se puede se construye con asambleas como la del pasado sábado, con la voz del conjunto de los y las militantes con un acompañamiento de ilusión y ganas, que por suerte parecen sobrar.

2 comentarios:

Victor dijo...

CC,PP, PSOE NO TIENEN MIEDO PORQUE TIENEN PODER POPULAR BASICO Y ECONÓMICO.
ACLARAME SI EL CONCEJAL DE SI SE PUEDE EN TACORONTE VOTÓ A FAVOR DELPGOU EN DICHO MUNICIPIO. QUIERO SABER QUIEN MIENTE.

Ascanio dijo...

Victor siento no poder darte la razón, creo que hay mucho poder económico, eso es cierto, otra parte de poder mediático y muy poco poder popular, eso es lo que les da pánico, sólo poder contar con la gente a sueldo y sus familiares...
Si te interesa la postura de Sí se puede en Tacoronte te dejo este enlace donde se da respuesta a la pregunta.
http://www.eldigitaldecanarias.net/noticia23034.php