sábado, 25 de abril de 2009

35 aniversario de la "Revolución de los Claveles" en Portugal.


Hoy hace treinta y cinco años que la dictadura más longeva de Europa, la salazarista de Portugal es derrocada por la llamada Revolución de los Claveles.
Una serie de mandos el ejército descontentos con la situación que vivía el País envuelto en las guerras coloniales de Angola, Guinea y Mozambique se organizaron para derrocar al gobierno salazarista.
Cuando la canción prohibida “Grândola, Vila Morena” se escuchó en la radio en la mañana del 25 de abril los capitanes del ejército, al mando de la tropa, toman los puntos estratégicos. En unas seis horas la dictadura es derrocada y el pueblo toma las calles.
En poco tiempo los presos políticos fueron liberados, los líderes opositores regresaron a Portugal y se inició un proceso democrático y revolucionario que trae consigo la independencia de las colonias portuguesas, la libertad política e importantes nacionalizaciones.
La acción de unas vendedoras de flores que repartieron sus claveles entre las tropas democráticas fue un gesto que dio la imagen poética y libertadora a la jornada. Esos claveles rojos en las puntas de los fusiles y metralletas fueron un símbolo de una transformación y una señal de paz.
No hubo el cambio revolucionario que muchos esperaban en Portugal, las fuerzas de izquierda más moderada ganaron la partida electoral y los militares más favorables a continuar la revolución hacia el socialismo se replegaron, respetando la decisión mayoritaria del pueblo portugués, evitando una guerra civil. Una lección que marca la diferencia entre los militares golpistas de izquierda frente a los de derechas que la actriz y directora portuguesa María de Medeiros reflejó bien en su película “Capitanes de Abril”.
Muchas libertades y esperanzas nacieron con la revolución de los claveles, no sólo en Portugal, también en sus colonias que luchaban por ser libres o en el resto de países del mundo que observaban, unos con miedo a perder el sillón y otros con esperanza de salir a la calle con los claveles en la mano para derrocar dictadores e imperios.

2 comentarios:

Tamanca dijo...

Preámbulo de la Constitución de Portugal de 1976:


El 25 de Abril de 1974, el Movimiento de las Fuerzas Armadas derribó el régimen fascista, coronando la larga resistencia del pueblo portugués y reflejando sus sentimientos más profundos.

Liberar Portugal de la dictadura, la opresión y el colonialismo supuso una transformación revolucionaria y el comienzo de un cambio histórico de la sociedad portuguesa.

La Revolución restituyó a los portugueses los derechos y libertades fundamentales. En el ejercicio de estos derechos y libertades, los legítimos representantes del pueblo se reúnen para elaborar una Constitución que corresponde a las aspiraciones del país.

La Asamblea Constituyente proclama la decisión del pueblo portugués de defender la independencia nacional, de garantizar los derechos fundamentales de los ciudadanos, de establecer los principios básicos de la democracia, de asegurar la primacía del Estado de Derecho democrático y de abrir la senda hacia una sociedad socialista, dentro del respeto a la voluntad del pueblo portugués y con vistas a la construcción de un país más libre, más justo y más fraterno.

La Asamblea Constituyente, reunida en sesión plenaria el 2 de abril de 1976, aprueba y decreta la siguiente Constitución de la República Portuguesa .

Ascanio dijo...

Muy buena y oportuna la aportación Tamanca.