sábado, 15 de agosto de 2009

Ciudadano nepote


En la Italia medieval se acuño el término nepotismo para aludir a los Papas que daban favores políticos y religiosos a sus familiares. Curiosamente la raíz de esta palabra vienen del latín y significa sobrino. Digo curiosamente porque resulta que tiene algo en común con los recientes sucesos en Canarias. Me imagino que muchos habrán podido escuchar en los últimos días a Paulino Rivero, Presidente de Canarias, en un tono bastante duro hablar sobre escuchas ilegales a políticos por parte de la policía. En cierta medida es normal el tono, pues en una de las escuchas telefónicas realizadas para investigar el caso Arona lo pillaron llamando al alcalde de ese municipio para ver si le buscaba una plaza en la policía local a su sobrina. La reacción es la típica de cualquier político profesional pillado in fraganti que en vez de pedir disculpas o asumir responsabilidades ataca a quien le grabó o le fotografió.
Francamente no se si la ubicación geográfica o la latitud tiene algún efecto concreto sobre nuestra forma de actuar o de ser. Lo que si es seguro es que nos marca mucho eso de ser isleños, sin embargo no quiero pensar que eso tan frecuente de buscarles un puestito a los familiares cuando uno entra en una institución es un mal endémico de las Islas.
En la política canaria eso del enchufe y la palanquita parece algo de lo más normal. No debe de extrañar que un expresidente de Cabildo se marche en jet privado a pescar salmón a Noruega y después le conceda unas cuantas miles de camas turísticas al que le gestionó el viaje. Para algunos eso debe ser normal, hasta los jueces pensaron eso, que era sólo una casualidad, algo por lo que nadie puede ser juzgado o condenado. Curiosamente el líder supremo del partido del pescador de salmones no pensó lo mismo ni actuó de la misma forma cuando apareció una foto del candidato del BNG en un yate de un empresario beneficiado por un concurso eólico, durante las elecciones gallegas. Será que ellos están más al norte.
En estos días también vemos como a pesar del cierre ordenado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias de las galerías comerciales de Alcampo en La Laguna mediante argucias políticas se mantiene su apertura a pesar de las ilegalidades cometidas. Me imagino que se habrán quedado con la boca abierta cuando la ley, que supuestamente es igual para todos, deja en pie una obra ilegal, abierta sin permiso mientras que al pueblo a la más mínima se nos derriba una casa o se precinta un negocio. Pero lo que ha ocurrido es que para evitar el cierre de la galería comercial de la multinacional francesa se han implicado a fondo casi todas las autoridades competentes a nivel insular y canario. Cuando se trata de ayudar al pequeño comercio o a las personas trabajadoras los esfuerzos no suelen ser tan grandes por desgracia.
Me imagino que la percepción de irregularidad, enchufismo y de una justicia que actúa de una manera u otra según a quién se le aplica hace que muchos canarios y canarias se sientan defraudados, engañados por el sistema. Esto paradójicamente siendo el medio y el modo más propicio para que la gente se desencante y se aleje de la política a su vez favorece a los partidos que mantienen y protegen estas prácticas. Yo por mi parte no pierdo la esperanza de que más pronto que tarde los canarios y canarias se decidan por un cambio político real que nos devuelva el poder sobre las instituciones, para que nuestro futuro no dependa de nuestro apellido.

4 comentarios:

exseminarista ye-ye dijo...

Je, es que cuanto más al norte vas más mal vista está la corrupción, el nepotismo y el amiguismo, sólo hay que ver a todos esos envidiables países nórdicos.
Por desgracia me temo que Europa sigue comenzando en Los Pirineos y que somos cada vez más África (al menos en estas islas).

Ascanio dijo...

Hombre, esperemos que podamos cambiar las cosas por nuestros medios, porque si al final todo es una cuestión de latitud lo de trasladar al norte un Archipiélago esta j... jejeje
Un saludo

Howling Wolf dijo...

Está claro, la actitud de los canarios hacia el enchufe es de total tolerancia. Parece que, al menos inconscientemente, todos estamos esperando alguno... Y así nos va;
amiguismo, enchufismo y palanquismo institucionalizado.

Pero coño, hay que ser optimista y confiar en que la política humilde y con conciencia social (eso que tanto sobra a los citados y envidiados nórdicos) avanza y acabará por imponerse.

Un saludo. 7=1.

Ascanio dijo...

Te doy toda la razón amigo, aunque a veces no lo parezca soy más que optimista sobre nuestro pueblo, aunque el camino sea largo y la pedagogía que nos debemos aplicar a nosotros y a los demás sea grande.
Un saludo