viernes, 28 de noviembre de 2008

Un análisis sobre las elecciones venezolanas.



http://atzelari.blogspot.com/2008/05/la-exaltacin-de-una-rebelin-que-bramaba.html

Les dejo este buenísimo análisis de las elecciones venezolanas, realizado desde el terreno, donde la izquierda nos vuelve a dar una lección de lo que es el éxito de un pueblo en lucha y un trabajo hecho en la calle y desde la unidad.
Como viene siendo habitual los grandes medios de comunicación han puesto especial empeño en manipular la realidad respecto a las elecciones regionales en Venezuela. Pretendo ofreceros una información lo más objetiva posible, dado que estoy sobre el terreno, en Caracas, creo que quizás os resulte interesante.

En primer lugar, en Venezuela hay una democracia consolidada y participativa. En Venezuela no hay una dictadura. En Venezuela su Gobierno reconoce lo que pierde, y por supuesto, lo que gana. Por si fuera poco, en el decimocuarto proceso electoral que ha celebrado Venezuela en menos de 10 años - que dictadura más extraña, pues- el 65,5% de la población ha ido a votar, en unas elecciones de carácter local, siendo el dato más alto en décadas de participación en este tipo de elecciones.

Continuando, el resultado de las elecciones ha dado como vencedoras a las fuerzas de la Revolución (llámesele chavismo, oficialismo o socialistas, es igual) logrando 6.006.000 votos, por 4.318.000 de la oposición.

Para el diario El País "La levedad de la victoria (...) se evidencia en el hecho de que los oficialistas hayan obtenido sólo millón y medio más de sufragios -sic- que sus rivales, sobre los casi 12 millones que votaron ". ¿Qué os parece? "Sólo" un millón y medio más...

Mirándolo desde otro prisma, hace cuatro años, tras un Referéndum revocatorio que ganó el Presidente Chávez por 20 puntos a la oposición, las mismas fuerzas revolucionarias lograron imponerse en 21 de las 23 Regiones en juego. Sin embargo, a lo largo de estos cuatro años varios Gobernadores de estos lugares "saltaron la talanquera" (cambiaron de bando político) dejando el escenario de 16 gobernaciones chavistas contra 7 de la oposición. Ayer el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados lograron 17 de 22 gobernaciones en juego y la oposición 5. Esto deja el mapa de Venezuela en 18 para la izquierda y 5 para la oposición (En el estado Amazonas, gobernada por la Revolución, no se celebran elecciones hasta el año que viene).

Los medios de comunicación privados en Venezuela y los extranjeros han construido una matriz de opinión insistiendo en que Chávez pierde fuerza en núcleos urbanos y gana en zonas rurales. Hablando en plata: Que le votan paletos desdentados (y negros, e indígenas...) y se le oponen cultos y limpios ciudadanos de metrópoli. Esto estaría probado en tanto que la Revolución habria "perdido Caracas".

Caracas tiene una organización administrativa muy compleja. Esta dividida en 5 zonas: Libertador, Sucre, Chacao, Baruta y Hatillo. La primera es el Distrito Capital, y las cuatro restantes pertenecen al Estado Miranda. El órgano que les unifica es la Alcaldía Mayor de Caracas. La oposición se ha hecho, contra todo pronóstico, con esa alcaldía mayor, y la izquierda ha mantenido con holgura la alcaldía del municipio Libertador, el más poblado de toda Venezuela.

Esto no deja de ser un jarro de agua fría para el PSUV y deja la situación política local de Caracas partida por la mitad. Este resultado, y la gran mayoría, se explican en clave local, que es el objeto de estas elecciones. La Alcaldía Mayor había sido ineficiente y un tanto caótica, y eso ha pasado factura a pesar de que el candidato revolucionario, Aristobulo Izturiz "El negro" suponía una renovación y aire fresco. Tendrá que ser dentro de cuatro años.

Aclarado el complejo caso caraqueño, el resto de las ciudades queda así. Maracaibo, segundo nucleo urbano del país, para la oposición. Sin embargo, para la izquierda quedan Barquisimeto, tercera gran ciudad, Valencia, cuarta (no así el Estado Carabobo en su conjunto, que gana pírricamente la oposición), Maracay, quinta y el resto de las 10 más grandes: Ciudad Bolivar, Merida, Barcelona, San Francisco ...

La situación pues, es más compleja de lo que los medios presentan. A simple vista cabe pensar que lo que realmente explican los resultados es, efectivamente, la gestión local que ha habido y parece que en muchos casos sí ha sido así.

No deja de ser cierto que el propio Presidente planteó como un plebiscito la contienda, y aunque la victoria en estas elecciones locales es incontestable, parece que el electorado no lo ha entendido así, pues en todos los lugares mencionados hace menos de dos años que Chávez ganó las elecciones presidenciales, logro que no han conseguido los candidatos locales.

En cierto modo, gracias a la Revolución, la ciudadanía está cada vez más interesada en la política, más implicada y por ello, es cada vez más crítica. Hay venezolanos y venezolanas que apoyan a Chávez y sin embargo, si el candidato local no les convence, no van a votar por él.

Para terminar, hay que reseñar que la distribución de votos, especialmente en Venezuela, nunca responde a la media, esto es, que el resultado final no es sino la suma de porcentajes muy dispares según qué barrios y qué zonas.

Tan absurdo es decir que en los 18 estados donde gobierna el PSUV la oposición no mantiene apoyo electoral, como asegurar que en los lugares donde ahora ha ganado la oposición, la izquierda no tiene alcaldías, votos y apoyo. Si nos fijamos, los medios tratan de convencernos de que donde en esta ocasión perdió la Revolución es ya una zona "desinfectada" e irreversiblemente opositora, mientras que los Estados del PSUV son lugares "aún por ganar". Lógicamente, esto no es así, y desde hoy los movimientos sociales han empezado el trabajo de autocrítica y movilización para recuperar las plazas perdidas.

Cuando hablamos de Revolución asumimos que "se hace y ya está". Venezuela está demostrando que hay un camino, mucho más difícil, pero a su vez, mucho más digno, justo, participativo y democrático de hacer y de mantener la Revolución. Con sus victorias, con sus derrotas. Con un sistema sanitario que gracias a la Revolución hoy atiende al 100% de la ciudadanía. Con misiones educativas que han alfabetizado a toda la población en sólo 8 años, siendo declarada Venezuela "Zona libre de analfabetismo" por la UNESCO. Con una redistribución de la riqueza jamás vista en Latinoamérica, apostando por el sector público y dándole al pueblo lo que le pertenece. Con una política implacable contra la pobreza y el hambre con la que el anterior sistema capitalista asoló el país. Con una descentralización del poder dejando en manos de las Comunidades la gestión directa de los recursos. Un país Que ha reivindicado, por primera vez, el papel de las minorías sexuales y de la mujer. Dignificando la identidad indígena, siendo el único país de América Latina que asigna a este colectivo derechos específios de representatividad en todas las instituciones así como lingüísticos y culturales.

En Venezuela todo esto no sólo es posible, sino que ya es.

Gracias a esa democracia, a una limpieza absoluta en los resultados garantizado por un sistema electrónico auditable y auditado en todas sus fases, gracias a todas las garantías de una democracia en verdadera ebullición, la oposición puede celebrar sus pocas victorias, reconocidas siempre por el Gobierno Bolivariano.

La oposición, no obstante, se encuentra en la encrucijada: ¿Asumirá, de una vez por todas, el camino electoral y democrático, aunque eso conlleve el reforzamiento y la legitimación total de la democracia revolucionaria venezolana? ¿O tratará de aprovecharse de la honestidad de la Revolución para tratar de acabar con ella, como ya lo hizo antes, mediante los tanques, los rifles y la maquinaria norteamericana?

Estaremos pendientes.

2 comentarios:

guanarteme dijo...

Hola amigo, perdona no haber comentado este post antes pues ya hace días que lo leí y estoy para felicitarte.

Desde luego es el mejor y más atinado análisis que he leído acerca de las elecciones regionales en Venezuela.

La verdad es que la mayoría de tus post así lo son.

Felicidades una vez màs

Ascanio dijo...

Gracias compa, pero debo decir que el análisis es de un compañero Vasco que tiene un excelente blog, como comento al inicio del post.
Gracias por los ánimos de todas formas
Un abrazo