martes, 16 de febrero de 2010

Cuatro convierte el Carnaval de Santa Cruz en una fiesta de droga, sexo y mirones


La verdad que nunca he sido demasiado carnavalero, tal vez sea un gen que se salta una generación. Hace ya unos pocos años que he dejado de salir y tampoco me importa demasiado, probablemente el que no beba alcohol ni tome otras drogas me hace pesado pasar una noche entera aguantando borracheras ajenas.
Como no salí anoche esta mañana estaba viendo la televisión un rato, en el programa “Las mañanas de cuatro” del grupo Prisa mostraron dos breves reportajes sobre las noches de carnaval de Santa Cruz de Tenerife grabados con la ya famosa técnica de la cámara oculta. La verdad que las imágenes que vi daban miedo, una ciudad tomada por drogadictos y traficantes, donde se practica el sexo en cualquier esquina mientras que decenas de mirones deambulan de un lugar a otro para observar a las parejas.
Mucho ha cambiado el carnaval desde que uno era un niño y salía a unas calles llenas de mascaritas, sin embargo me niego a pensar que eso es la norma en Santa Cruz que normalmente acoge a más de cien mil personas los días fuertes en los distintos escenarios.
Creo que puede resultar cuestionable utilizar cámaras ocultas ya que normalmente no se recoge lo que está pasando sino que se fuerza la situación para que pase algo, creo que es un matiz importante y a tener en cuenta. En este caso son los dos periodistas con sus cámaras ocultas los que buscan lo que quieren ofrecer y editan finalmente la versión que se quiere dar. Que la gente bebe y se droga en carnavales es cierto aunque no se molestan en explicar o analizar el porqué, simplemente enlazan imágenes de comas etílicos con esnifadores de cocaína, traficantes...
No quiero ejercer de chovinista, la droga existe en nuestras calles y casi en cualquiera de nuestros barrios las placitas suelen estar frecuentadas por grupitos de pibes que ya sea de noche o de día permanecen en la zona vestidos con ropa carísima y sin ningún oficio conocido. Ellos son uno de los frutos de un sistema capitalista que en Canarias genera unas cifras escandalosas de fracaso escolar, paro, embarazos adolescentes... aunque a la consejera del ramo se felicitase hace pocos días de que sólo el 18% de los jóvenes canarios hayan consumido algún tipo de drogas en el último año (cifra por debajo de la media estatal). Debemos de recordar que el estudio lo realizaron en los centros de estudio, donde precisamente tenemos cifras record de abandono.
Como cualquier otra gran fiesta donde se concentran muchas personas en los carnavales se consume drogas y se practica sexo callejero (por llamarlo de alguna manera), sin embargo creo que en el reportaje se da a entender que es la norma general, algo en lo que estoy en desacuerdo.
El carnaval ya no es lo que era, eso seguro, igual que el conjunto de la sociedad canaria ha cambiado notablemente en las últimas décadas. Antiguamente los carnavales eran esperados como agua de mayo por ser una de las escasas ocasiones en donde los jóvenes podían escapar de las normas sociales impuestas, ahora es una fiesta más de un calendario donde en muchos casos de jueves a sábado se sale de noche aunque sea sin disfraz.
Hace unos meses podía ver la grabación bruta de un reportaje que con la misma técnica de cámara oculta se pretendía hacer del movimiento okupa y libertario en Madrid. Viéndolo te dabas cuenta de la manera en la que se forzaban situaciones y conversaciones o cómo los periodistas se quejaban de lo “buenos” que eran los pibes con los que hablaban al no poder sacarles la carnaza que ellos esperaban obtener. Creo que aquí, en estos cortos fragmentos ocurre lo mismo. Se convierte una fiesta popular en una especie de Sodoma del siglo XXI, manchando con ello a los miles de personas y grupos que dedican meses a ensayar, coser, preparar temas para celebrar el Carnaval.
Ojala algún día se tomen las mismas molestias periodísticas en averiguar las causas del fracaso escolar en Canarias, las malas prácticas políticas que se realizan en muchos Ayuntamientos o saber porqué aquí se cobra menos por el mismo trabajo, aunque les de algo menos de audiencia.
Las imágenes de la polémica:

3 comentarios:

Víctor Yanes dijo...

Follar se folla en Carnavales porque es una fiesta de masas y hay más posibilidades y bienvenido sea el placer para el cuerpo. La droga también existe pero date cuenta que los medios de comunicación solamente piensan en la audiencia y en mostrar lo estrictamente sensacionalista y la realidad tiene más caras, es una pena. Bueno, he salido y los Carnavales son la fiesta que yo quiera que sea, no voy por zonas de peleas ni traficantes y estoy simplemente con mi gente, mis amigos o pareja.

María dijo...

por que no pblican lo bueno de los carnavales? las murgas, las galas, etc...lo de sexo alcohol y drogas existen en todas las fiestas tanto sea aki como en otro lugar...no todo era eso por que no grabaron otras escenas y demas...si ellos no tienen carnaveles que no pongan en mala reputacion nuestros caravales sean como sean. y por k kada uno se divierte en forma diferente tanto sea en buen comportmiento o en malas actitudes

Damián dijo...

Y la cara buena ?